La paleta de colores es una herramienta fundamental a la hora de enfrentarnos a un proyecto de diseño. En un mundo en el que tecnológicamente tenemos acceso a millones de colores, no está mal recordar que muchas veces menos es más, y que restringir nuestra elección de colores a unos cuantos colores bien escogidos hará nuestros proyectos más interesantes y coherentes.

EL USO DE LA PALETA DE COLORES

Una paleta de colores es, por así decirlo, un esquema de entre 3 y 10 colores (por poner un ejemplo) que utilizaremos como base fundamental en nuestros proyectos. Dependiendo de la naturaleza del proyecto en cuestión, podremos utilizar colores que no estén en la paleta o vernos restringidos a ésta.

Su uso inteligente nos permitirá dar la sensación adecuada a nuestro proyecto. Puede ser una sensación de armonía, en el caso de que utilicemos una paleta formada por colores afines, una que resalte el contraste, en el caso de usar colores complementarios, etc.

EJEMPLOS DEL USO DE LA PALETA DE COLORES

Podemos pensar que las paletas de colores nos van a servir sobre todo para proyectos basados en grafismos, como por ejemplo el diseño de un cartel o de una página web. Pero su uso está más extendido de lo que nos podemos imaginar. Por poner algunos ejemplos:

  • Decoración. Si os fijáis, los locales de una franquicia, por ejemplo, basan su decoración en una paleta de colores definida, reconocible y bastante limitada en su variedad. Un uso que ayuda, desde luego, al branding de la marca.
  • Vídeo y cine. Cada película (y la mayoría de los vídeos profesionales) pasa por un proceso llamado color grading o gradación de color, en el que los colores de la película (así como la luz, la saturación, etc.) se ajustan a una determinada paleta, con el objetivo de darle a la imagen un look, un “aire”, por así decirlo, característico. Un ejemplo muy claro es la trilogía de Matrix, con una paleta de color basada sobre todo en tonos verdes. Por poner otro ejemplo, en una comedia romántica podemos tender a usar paletas de colores basadas en tonos claros y pasteles que estarían fuera de lugar en una película bélica.
  • Fotografía. Tanto durante la sesión como luego en postproducción, la búsqueda de un determinado look, una determinada luz y una buena elección de los colores de la composición pueden ser la diferencia entre una fotografía buena y una realmente memorable.

ELEGIR TU PALETA DE COLOR

A la hora de elegir una paleta de color para tu proyecto, se pueden usar diferentes servicios web que nos proporcionan paletas preconfiguradas (hablaremos de ello en otro artículo), o basarnos en algunas “reglas”.

Hay que aclarar que las “reglas” que vamos a dar deben ser consideradas más como un punto de partida, no como una ley que no puede saltarse.

En primer lugar, a la hora de crear nuestra paleta o selección de colores, puede ser mejor limitarnos a una elección de entre 4 y 7 colores, que serán suficientes para la mayoría de los proyectos.

LAS BASES: BLANCO Y NEGRO (Y GRIS) Y EL COLOR PRINCIPAL

Un buen punto de comienzo para una paleta de colores son el blanco y el negro. Su uso es casi imprescindible en un 80-90 % de los diseños. A estos dos colores se les puede añadir un gris. De esta manera ya tendríamos 3 colores para comenzar nuestra paleta.

El siguiente elemento de nuestra paleta será el color principal. Su elección determinará el resto de colores que configurarán nuestra paleta. A la hora de elegirlo debemos tener en cuenta si nuestro proyecto, ya de por sí, nos impone dicho color principal (por ejemplo, en el caso de un sitio web para una empresa, habrá que tener en cuenta el color corporativo principal utilizado por la empresa).

En el caso de Wonderful Partner, por ejemplo, el color principal es el rojo fuerte (#C32E31 en RGB).

Así pues, podríamos partir de una paleta compuesta por los siguientes colores:

Paltea de color básica

EL RESTO DE COLORES DE NUESTRA PALETA

Para elegir el resto de colores de nuestra paleta podemos recurrir a una herramienta muy útil: La rueda de colores.

Rueda de colores

La rueda de colores nos muestra los colores en forma de círculo, de manera que los colores primarios o básicos (en RGB, por ejemplo, Rojo, Verde y Azul), separados entre sí 120º, con los colores secundarios (Amarillo, Magenta y Cián) equidistantes entre los primarios.

La rueda de colores nos va a ser muy útil a la hora de elegir, a partir de nuestro color principal, el resto de colores que vamos a utilizar en nuestra paleta de colores.

Hay varias “fórmulas” de general aplicación que pasamos a desgranar, cada una de las cuales sirve para generar un determinado efecto o sensación en nuestro diseño.

Vamos a continuación a hablar de las más básicas:

Color complementario

El color complementario nos dará un fuerte contraste. Para ello elegiremos un color que esté a 180º del color principal en nuestra rueda de colores (es decir, justo al otro lado, para entendernos).

colores complementarios en la rueda de colores

En el caso de nuestro rojo fuerte (#C32E31), el color complementario sería un cián fuerte (#2EC3C0).

Triada de colores

Otra forma de conseguir colores con un contraste intenso es usar una tríada de colores. La tríada está formada por colores separados entre sí 120º (formando un triángulo equilátero).

Tríada de colores

Siguiendo con el ejemplo, nuestra tríada estaría compuesta por rojo fuerte (#C32E31), azul fuerte (#2E31C3) y verde lima fuerte (#31C32E).

Colores análogos

Si lo que queremos es una paleta de colores armoniosa, tenemos dos posibilidades principales. La primera es usar colores análogos (es decir, adyacentes en la rueda de color).

Rueda de colores: Colores análogos

Gama de colores

La segunda posibilidad para tener una paleta de color llena de armonía es coger nuestro color principal y mezclarlo con diferentes porcentajes de negro y de blanco, para obtener una gama de colores:

Paleta de gama de colores

 

Como véis, con un poquito de trabajo podemos tener una paleta de colores definida rápidamente para nuestros proyectos de diseño. En posteriores artículos hablaremos de la psicología de los colores, de nuevas maneras de encontrar colores para nuestra paleta y de algunas herramientas online que nos pueden ayudar a elegir nuestra paleta de color.